Connect with us

#EsTrending

5 Ventajas de tener mal humor

IraVid

artículo

5 Ventajas de tener mal humor

La sociedad actual nos fomenta, cada vez más, un comportamiento positivo y esperanzador.

Muchas culturas orientales incitan a encontrar el balance espiritual dentro de nosotros mismos y lograr empatía con la naturaleza y todos los seres vivos.

Pero resulta que la ciencia tiene otros planes. Varios estudios han demostrado que andar amargado por la vida, podría traerte más beneficios:

 

1.- Cuando estás molesto, eres más creativo

El científico Matthijs Baas, reunió a dos grupos de estudiantes de la Universidad de Amsterdam. A un grupo le pidió que escribieran un ensayo sobre un recuerdo que los hiciera enojar; y al otro que hicieran lo mismo, pero con un recuerdo triste.

Luego hicieron una actividad donde probarían la creatividad de ambos grupos, en la cual los que ya albergaban sentimientos de enfado superaron con creces a los demás, demostrando mayor originalidad y siendo más eficaces en el pensamiento no estructurado.

Esto sucede debido a que, cuando la ira nos invade, nuestro cuerpo aumenta la adrenalina y nos sentimos más motivados y seguros a tomar riesgos.

 

2.- Contener la ira no es saludable

No solo nos puede beneficiar dejarla salir de vez en cuando… Incluso, reprimir el enfado puede traerte complicaciones de salud.

Se ha demostrado que las personas que no dejan fluir sus molestias, terminan sufriendo de hipertensión arterial crónica.

¿Prefieres perder una arteria o un amigo?

También te puede interesar: Nuestros padres tenían más sexo que nosotros 

3.- Los malhumorados se desenvuelven mejor

Al parecer, si somos unos cascarrabias, podemos ser mejores negociadores, mejorar nuestro lenguaje, nuestra memoria e incluso llegar a ser más persuasivos…

¿Será por eso que nuestras madres siempre nos tienen que gritar para que hagamos algo?

Joseph Forgas es el descubridor de esta evidencia, quien por 40 años ha analizado el comportamiento humano cuando se encuentra afectado por las emociones.

Según él, los sentimientos negativos nos preparan mentalmente para observar las situaciones con mayor detenimiento y atención.

 

4.- Las personas alegres son más egoístas

Quién no ha dicho “Olvídate del favor que te pedí. Ya no quiero nada”.

Esto fue descubierto gracias a una actividad llamada “juego del ultimátum”.

El juego consiste en que se dividen varios grupos de personas según varios sentimientos: felicidad, asco, amargura, tristeza, etc.

Luego, se le entrega una cantidad de dinero al primer jugador, y este propone cómo se debería dividir dicha cantidad. Si el segundo participante acepta, se hace lo que dijo el primero, si no, ambos se van con las manos vacías.

Esta es una actividad que se utiliza para medir el sentido de justicia de las personas. Porque demuestra si estás de acuerdo con que se dividan las cosas en partes iguales o si te inclinas más porque cada quién vele por sus propios intereses.

De nuevo, los amargados del juego fueron los que rechazaron más propuestas egoístas. Demostrando que los sentimientos negativos impulsan el sentido de la justicia y la igualdad.

 

5.- En momentos de felicidad eres menos atento a los riesgos

Evidentemente, la felicidad se siente maravillosa. Tan maravillosa que reduce nuestra capacidad para identificar amenazas.

Esto se puede confirmar con facilidad.

Si alguien está alegre por algo, quiere celebrar. Por lo general… ¿cómo celebran las personas? Consumiendo alcohol…  Mucho alcohol.

Lo cual puede llevarnos a un sinfín de riesgos innecesarios, desde enfermedades venéreas, hasta accidentes automovilísticos.

¡En cambio, si estás amargado, no quieres celebrar nada!

Lo cual implica cero riesgos.

¡Vamos, amárgate un poco!

Continue Reading
Te puede interesar...

Más de artículo

#TRENDING

To Top