Connect with us

Descubre de dónde m!#$@ vienen las groserías

GroseVid

artículo

Descubre de dónde m!#$@ vienen las groserías

 

Maldecir siempre ha sido identificado como algo malo y una forma del lenguaje bastante baja, agresiva, maleducada e ignorante.

Pero a pesar de todo eso, se debe admitir que es una manera muy efectiva para llamar la atención y causar un impacto en quien nos escucha.

De hecho, el lingüista y escritor, Benjamin K. Bergen, explica que las groserías se encuentran en una liga completamente diferente en lo que se refiere a la clasificación del lenguaje.

Según Bergen, es el método comunicacional que empleamos para demostrar nuestras emociones más fuertes. Una afirmación que se basa en que muchos pacientes que han perdido la capacidad del habla aún son capaces de maldecir en determinadas situaciones.

Los lingüistas han descubierto que las groserías provienen de una zona del cerebro completamente diferente de cualquier otra forma de comunicación oral.

 

Grose01

Al parecer, maldecir está relacionado con una parte muy primitiva de nuestro cerebro que regula nuestras emociones y que compartimos con muchos otros mamíferos.

Bergen, está muy interesado en el efecto que tienen las groserías y las considera una herramienta muy poderosa en el lenguaje y la comunicación. Es digno de curiosidad que ciertas palabras siendo tan cortas, puedan causar tanto impacto y evocar sentimientos tan fuertes.

Pero con esto, Bergen no quiere decir que deberíamos utilizar más groserías de las que ya decimos, sino que se pueden utilizar con fines más productivos.

Por ejemplo, aunque las personas identifican las malas palabras con la violencia, se ha demostrado científicamente que los actos bélicos no guardan ninguna relación con las groserías.

También te puede interesar: Sorprende a tus amigos con estos datos que tal vez no conocías

Grose02

Al contrario, muchas investigaciones han revelado que maldecir puede ser beneficioso para aliviar el dolor, y es una herramienta que puede ser utilizada por el interlocutor para demostrar más confianza e incluso ser gracioso; y en estos casos, más bien transmiten calma y relajación a quien escucha.

Bergen afirma que esto no implica que las groserías sean algo bueno en sí, ni algo malo. Es solo un método muy poderoso de comunicación que, dependiendo de cómo se use, puede ser beneficioso o perjudicial.

Seguir leyendo
Te puede interesar...

Más de artículo

#TRENDING

To Top