Connect with us

La razón por la que no somos felices luego de los 50

Untitled-1

artículo

La razón por la que no somos felices luego de los 50

 

Muchas personas, al llegar a los años dorados, se sienten llenos de ansiedad y desgano.

Y no son casos de depresión aislados, es un sentimiento general de que han llegado a un punto en sus vidas en el que comienzan a pensar que se merecen algo más… algo mejor.

Esto sucede porque a la mayoría les gusta, por ejemplo, bailar, y no lo han hecho en décadas. Se dan cuenta que han ganado mucho peso, y en vez de ejercitarse se han vuelto adictos a los dulces y la comida chatarra. Y aunque tengan pareja, se vuelven más solitarios, y extrañan a sus hijos, que ya son adultos…

Se sienten faltos de inspiración y un poco decepcionados con la vida.

¡Pero siempre hay una solución para todo!

Con base en varios libros que han investigado sobre este tema, existen ciertas recomendaciones que puedes seguir para evitar, o mejorar, esta situación:

 

Untitled-2

 

 

1. Resucita tus talentos

Si comienzas a practicar un pasatiempo o una profesión que te apasionaba en el pasado, no solo puedes incrementar tu autoestima, sino que también puedes mejorar tus relaciones con los demás.

Aunque el síndrome del nido vacío puede ser desalentador, también puede ser una oportunidad para redescubrirse a uno mismo. También, puedes animarte a hacer cosas que consideraste que no tenías tiempo de hacer, pero que siempre quisiste practicar.

Nunca es tarde para retomar las cosas que amas, o incluso para descubrir nuevas habilidades y desarrollarlas.

Conviértete en el cantante que siempre soñaste, toma clases de pintura, sal a bailar en tus días libres. No le des la espalda a las cosas que pueden hacerte feliz.

 

2. Elimina a las personas tóxicas

A los 50 años o más, todos tenemos que asimilar muchos cambios en nuestras vidas; por ejemplo, que nunca tendremos la figura esbelta y juvenil de hace 30 años atrás.

Así que no necesitamos que terceros nos hagan sentir de a menos o que no somos lo suficientemente buenos.

Sabemos que no puedes controlar las imprudencias de unos suegros, de tus hijos, o de cualquier otro miembro de tu círculo familiar; pero sí puedes controlar a algún vecino o a esa persona que dice ser “tu mejor amigo” pero lo único que hace es hacerte sentir de a menos todo el tiempo.

Ya la vida es bastante complicada y abrumadora por sí sola. A esa edad, necesitas rodearte solo de personas que te amen profundamente y quieran lo mejor para ti, que te hagan sentir bien y que tú los hagas sentir bien a ellos.

Aléjate de los individuos que lo que tengan para ofrecerte sean angustias, críticas destructivas y tristeza.

 

3. ¡Mantente en movimiento!

Y no nos referimos a que te tienes que convertir en un enfermo del deporte y el “fitness”.

Solo trata de evitar las actividades sedentarias. Sal a caminar, deja el auto en casa cuando vayas a comprar algo que puedas llevar encima, disfruta del aire libre, cuida tu jardín, reorganiza los muebles de tu sala, etc.

Haz todo lo necesario para mantener una vida activa y dale la espalda al sedentarismo. Un cuerpo activo es una mente activa, lo que resultará en que puedas aprovechar al máximo cada día de tu vida.

¡Sí se puede!

Seguir leyendo
Te puede interesar...

Más de artículo

#TRENDING

To Top