Connect with us

¿Vale la pena morir de masculinidad?

Masculinidad560

artículo

¿Vale la pena morir de masculinidad?

Lo que callan los hombres…

La ciencia ha descubierto que los hombres con masculinidad excesiva pueden tener problemas de salud.

Desde que nacemos, la sociedad se preocupa por definir nuestros roles; los varones visten de color azul, las hembras de rosa; los niños juegan con herramientas y las niñas con cocinas y hornos de juguete.

Los hombres son educados para ser ser duros, y si en algún momento demuestran tristeza o delicadeza, se les relaciona con una mujer. No es raro escuchar frases como: “los hombres no lloran”, o “pareces una nena”.

De hecho, se ha propagado la idea de que el hombre es el “sexo fuerte”, pero estudios científicos revelan su vulnerabilidad:

– Desde niños los hombres son genética y biológicamente más frágiles que las mujeres.

– Los hombres son más propensos a trastornos de desarrollo.  Por cada mujer con síndrome de Asperger, hay 10 hombres con el mismo padecimiento.

– Aunque las mujeres son más propensas a tener pensamientos suicidas, la proporción de hombres que de hecho lo llevan a cabo es de 4 a 1 con respecto a las mujeres.

Además, parece haberse creado una falsa relación entre la dureza y la masculinidad. Pareciera que un verdadero hombre no tiene por qué ser fiel, respetuoso, libre de pensamiento, noble, comprensivo, atento y educado; sino que debe ser fuerte, saber de mecánica, automóviles, poder pelear, cargar cosas pesadas, y estar con muchas mujeres…

Toda esta situación ha causado gran frustración en muchos hombres adultos, pues viven con la creencia de que deben ocultar lo que sienten y aguantarlo todo. Dicha tendencia puede llegar a extenderse a muchos ámbitos, incluso hasta las consultas médicas, donde el sexo masculino deja de describir malestares o síntomas para no demostrar debilidad, y hasta deja de asistir cuando debe al doctor por temor a expresar su dolor.

Finalmente, esto conlleva a que el hombre se realice menos pruebas y busque soportar dolores “como todo un macho”, sin percatarse que ese dolor en el pecho puede ser el anuncio de un posible infarto.

¿Vale la pena morir de masculinidad?

 

Más de artículo

#TRENDING

To Top