Connect with us

¿Amante del running? Pues, salir a correr no es tan bueno como creías…

SALUDABLE

¿Amante del running? Pues, salir a correr no es tan bueno como creías…

 

Desde hace décadas, el running ha sido la forma más fácil de hacer ejercicio. No necesitas ir al gimnasio, no necesitas de pesas, ligas, o ninguna otra herramienta; lo único que debes hacer es salir a la calle y correr.

Pero el hecho que sea sencillo, no quiere decir que sea la mejor forma, o incluso, que no afecte nuestra salud…

En la actualidad, se ha determinado que un 79% de los corredores habituales sufren de lesiones, al menos una vez al año; un porcentaje mucho mayor al de otro tipo de deportes y disciplinas.

Además, las lesiones que nos puede ocasionar son muy variadas. Podemos desarrollar complicaciones en: huesos, tendones, ligamentos, columna vertebral, músculos, rodillas, en la planta de los pies… En resumen, en cualquier parte del cuerpo.

shutterstock_524927008

“No debí correr hacia el matrimonio…”

 Te recomendamos: ¿Quieres ser fitness? ¡Empieza a gatear!

El problema no es el running en sí, porque no se pone en duda que correr mejora nuestra condición física, y capacidades cardiovasculares y respiratorias… pero, al parecer, nuestro cuerpo no está diseñado para hacerlo por cantidades de tiempo prolongadas.

Correr habitualmente, provoca dolor crónico. La mayoría de las personas poseen desequilibrio muscular, lo que significa que algunos músculos de nuestro organismo están más desarrollados que otros. Por lo general si eres diestro, los músculos del lado izquierdo de tu cuerpo son considerablemente más débiles, y al aplicar un ejercicio extenso puedes sobrecargar dichas articulaciones.

Según varias encuestas, se ha determinado que el principal impulso de las personas para empezar a correr es perder peso, y resulta que este es el ejercicio menos efectivo, si tu objetivo es la reducción de grasa. Al correr, no pierdes tanto peso como lo harías con cualquier ejercicio anaeróbico, como el levantamiento de pesas.

shutterstock_523903600

“¿Tendré que gastar mi dinero en la inscripción del gimnasio?”

 

Lee Boyce es un reconocido entrenador físico de los EEUU, y dice lo siguiente:

“Los ejercicios que contraen rápidamente las fibras musculares ayudan a mantener las articulaciones reforzadas y fuertes, por lo que se trata de una mejor elección en general. Además, perderemos más grasa, al igual que ganamos más músculo al coger un mayor peso durante poco tiempo. Estás haciendo algo que requiere fuerza, explosividad, esfuerzo e intensidad al mismo tiempo.”

Por supuesto, si eres un atleta que se especializa en el maratonismo y buscas mejorar tu resistencia, puedes continuar corriendo por periodos de tiempo más prudentes, pero si eres una persona común que solo busca mejorar su condición física, el running no es lo más recomendable.

 

Para rematar, las personas que corren asiduamente, desarrollan una dependencia hacia ello, como si de una droga se tratase.

Sí, correr genera adicción

shutterstock_524375113

“Oye, ¿este es running del bueno?”

Al practicar un ejercicio de alta resistencia, estimulamos la producción de neurotransmisores en nuestro cuerpo, que son similares a los opiáceos y algunos derivados de la marihuana.

Esta sensación de dependencia es conocida como “runnorexia”, y aproximadamente un 18% de los corredores la sufren: el correr se convierte en un momento de euforia y placer, por lo que estas personas pueden caer en depresión, y otras condiciones físicas y psicológicas si pasan mucho tiempo sin entrenar…

En resumen, te recomendamos que salgas corriendo a practicar otro ejercicio y dejes el running para ocasiones especiales.

shutterstock_525522088

Deseo salir a correr…

Seguir leyendo

Más de SALUDABLE

#TRENDING

Entradas recientes

To Top