Connect with us

¡Para tenerlos en cuenta! Estos son los aspectos positivos y negativos del sexo

Sexo
Getty Images.

TABÚ

¡Para tenerlos en cuenta! Estos son los aspectos positivos y negativos del sexo

Muchos consideran falso decir que el sexo consensuado no resulta placentero, a menos por supuesto que nuestra pareja no supiera lo que hace, pero es otro tema. Sabemos también que el sexo trae una enorme cantidad de aspectos positivos a nuestra vida; pero cuidado, cuenta además con otros tantos negativos.

Varios desconocen que el sexo funciona de la misma forma que una droga. Algunas personas pueden volverse obsesionadas o adictas al mismo; hay que tener especial cuidado con la frecuencia y forma con la que se practica este acto. Por ello, en EsTrending recogimos algunos puntos que te pueden ayudar a realizarlo con cuidado, cuidándote de los aspectos que pueden jugar en tu contra.

Te recomendamos leer: Las tres posiciones más eficaces para lograr el orgasmo masculino.

Los beneficios del sexo

Funciona como un analgésico

El neurocientífico de la Universidad de Rutgers, Barry Komisaruk, señala que el sexo puede funcionar como un analgésico. La razón de esto es que al momento del orgasmo se libera una sustancia implicada en el aumento del umbral del dolor; ello deriva en un efecto analgésico.

Como dato curioso, esta explicación la podemos usar para desmontar la clásica excusa de “me duele la cabeza” cuando quieren evitar encuentros sexuales, ya que la intimidad ayuda a que el mismo desaparezca.

Refuerza las defensas del cuerpo

El médico Carl Charnetski, de la Universidad de Penssylvania, reveló que cuando tenemos sexo de forma usual podemos evitar padecimientos molestos como un resfriado. Para llegar a esta conclusión, él y su equipo de trabajo realizaron un estudio en el año 2004 en el que 12 de sus estudiantes participaron como voluntarios. Todos ofrecieron muestras de la salida y contestaron algunas preguntas sobre su vida sexual.

Cuando analizaron los niveles de saliva de un tipo de anticuerpo llamado ‘inmunoglobulina A’, detectaron que quienes tenían sexo una o dos veces por semana contaban con más de esta sustancia que aquellos que lo realizaban esporádicamente.

Reduce la presión arterial y el estrés

El sexo tiene un esfuerzo similar a la de un ejercicio intenso, algo que no solo ayuda a que mantengamos en forma nuestros músculos, sino a disminuir el estrés y mejorar el estado de ánimo; esto último es gracias a la liberación de dopamina y serotonina, bajando además los niveles de cortisol, hormona asociada al estrés.

Por otro lado, si bien la presión arterial puede aumentar durante el proceso, estudios científicos demuestran que el sexo promueve una reducción de la presión arterial basal. El acto nos ayuda a mermar considerablemente el riesgo de sufrir cierta patologías o situaciones de cuidado. Algunas de ellas son infartos, embolias y accidentes cerebrovasculares.

Te puede interesar: Las cinco claves de la ex actriz de pornografía Mia Khalifa para que tengas un buen encuentro sexual.

Lo no tan bonito del sexo

Adicción u obsesión

Muchos expertos recomiendan tener cuidado con la frecuencia con la que se practica el sexo. En caso de que la persona se vuelva compulsiva, recomiendan buscar la ayuda de un especialista ya que se pudo volver adicta u obsesionada al sexo.

Eleva el riesgo de infección de orina

Una de las recomendaciones más clásicas y ampliamente divulgadas para el sexo es utilizar el preservativo. Él nos evita contraer alguna enfermedad de transmisión sexual, pero también hay algo en lo que nos puede ayudar: evitar las infecciones de orina.

Varias investigaciones revelan que tanto los hombres como las mujeres pueden sufrir de dicha situación, aunque es más común en las féminas. Recordemos que durante el coito la uretra se comprime, lo que permite a las bacterias que se encuentran en ella ascender hacia la vejiga.

Por ello los especialistas recomiendan asear los genitales antes y luego de un encuentro íntimo. También invitan a miccionar justo después para favorecer la salida de las bacterias.

Agotamiento

En un punto anterior indicamos que el sexo es una excelente actividad física. No obstante, si se practica todas las noches puede reducir notablemente las horas de sueño; ello deriva en un agotamiento durante el día, lo que no nos permite rendir en nuestras actividades.

Algunos consideran que el sexo debe ser practicado a diario, mientras que otros señalan que esto puede resultar perjudicial. Todo depende del nivel físico de la persona y la exigencia que tenga con su pareja al momento de la intimidad; además, entra en juego la hora a la que lo hagamos, por lo que no es recomendable interrumpir las destinadas para el sueño.

Ve también: ‘El beso de Singapur’: así es la técnica sexual con la que podrías alcanzar un orgasmo legendario.

Seguir leyendo

Más de TABÚ

#TRENDING

Entradas recientes

To Top