Connect with us

Más de 40 dólares: lo que debes pagar por 45 minutos de ‘placer’ con unas muñecas sexuales

Muñecas sexuales
Facebook.com/El Distrito Dolls

TABÚ

Más de 40 dólares: lo que debes pagar por 45 minutos de ‘placer’ con unas muñecas sexuales

La prostitución es una de las prácticas que más se han perseguido y prohibido en muchas partes del mundo. En una notable cantidad de países se trata de algo ilegal, por lo que se han buscado ‘alternativas’ que satisfagan los deseos de los clientes; una de las últimas tiene que ver con muñecas sexuales.

En Bogotá, Colombia, existe un curioso negocio en el que puedes alquilar o comprar este tipo de productos. A pesar de lo que pueda parecer, en países asiáticos y en Estados Unidos existe un sólido mercado con estos artículos, por lo que a pesar de ser inédito en Colombia, ya se había popularizado en otras latitudes.

Te recomendamos leer: Gabriel: el muñeco sexual para mujeres que las hace sentir como si estuvieran con un hombre real.

Muñecas sexuales: una “alternativa ante la prostitución”

La empresa ofrece cuatro tipos de muñecas: Kate, que es rubia, de ojos verdes y piel bronceada; Ana, Vanesa y Kazumi son las restantes. Todas son de silicona hiperrealista fabricadas en Asia, las cuales se ajustan a los gustos sexuales de los consumidores, siendo en su mayoría hombres.

“Es una alternativa ante la problemática con los altos índices de prostitución que hay en Bogotá”, asegura a El País de España Patricia Gutiérrez, directora ejecutiva de la empresa.

“Le ofrecemos al hombre un cuerpo que no sea el de la mujer”.

Cada una de ellas tiene un origen distinto: una es asiática, la otra latina y una estadounidense. Un punto a destacar es que ninguna representa las medidas reales de la media de las mujeres, ya que tienen proporciones más amplias.

“Hicimos una encuesta informal entre hombres bogotanos para conocer sus preferencias (…) La mayoría manifestó que le gustaban mujeres rubias con busto y cola abundante”, señaló Gutiérrez.

Asimismo, Gutiérrez señaló que en algunos meses traerán prototipos de “uno o dos hombres”, dirigidos principalmente al público femenino.

Estos productos pueden ser alquilados, para lo cual se les exige a los hombres que utilicen un preservativo. Además, se debe emplear un kit de instrucciones, ya que no se podrá hacer con ellas lo que el cliente quiera, como acercarla a altas temperaturas o dejarle rastros de semen.

“Nuestro personal ubicará la muñeca donde el cliente desee y le entregará además un kit de uso que contendrá, dentro de varios elementos, un preservativo que es de uso obligatorio. Después de 45 minutos se retirará la muñeca y se revisará su estado para poder devolver o no el pagaré de la tarjeta (garantía para cubrir cualquier daño que se infrinja a la muñeca)”.

“Cuando se devuelven, realizamos un análisis con luz negra. Si se encuentran rastros de semen, el cliente debe pagar una multa de 500.000 pesos”, agregó Gutiérrez.

Gracias al material del que están hechas las muñecas, limpiarlas y desinfectarlas resulta sencillo y no desarrollan gérmenes. “Los modelos pasan por un proceso de limpieza de unos 30 minutos con un producto especializado que elimina el 99,9% de las bacterias”, aclara.

“Nuestro objetivo es ampliar el negocio y abrir una casa de citas con las muñecas”, concluyó Gutiérrez.

Ve también: En 2067 el sexo con robots será algo sumamente común, según esta encuesta.

Seguir leyendo

Más de TABÚ

#TRENDING

Entradas recientes

To Top