Connect with us

Un código QR en la uña, la idea de Japón para evitar que los ancianos se extravíen

This picture taken on December 5, 2016 shows a city officer displaying a QR code on his fingernail near the Iruma city hall in Iruma, Saitama prefecture, a western suburb of Tokyo.
A Japanese city has introduced a novel way to keep track of senior citizens with dementia who are prone to getting lost -- tagging their fingers and toes with scan-able barcodes. A company in Iruma, north of Tokyo, developed tiny nail stickers, each of which carries a unique identity number to help concerned families find missing loved ones, according to the city's social welfare office / AFP / Toshifumi KITAMURA        (Photo credit should read TOSHIFUMI KITAMURA/AFP/Getty Images)

INNOVADOR

Un código QR en la uña, la idea de Japón para evitar que los ancianos se extravíen

La perdida de memoria y enfermedades degenerativas son de los problemas más comunes y que más aquejan a las personas de avanzada edad. Estas condiciones pueden suponer terribles preocupaciones para las personas que tengan familiares con Alzheimer, por ejemplo, ya que pueden perderse en una ciudad y no recordar cómo volver a casa.

Esa situación es la que quieren resolver en la ciudad de Iruma, Japón, con una nueva idea que consta tan solo de una etiqueta de un centímetro resistente al agua que tiene un código QR adherido a la uña de los ancianos. En este pequeño papel se almacena información importante como dirección, número de teléfono del hogar y un número de identificación único para cada persona.

Ve también: ¡Innovador! Compañía israelí desarrolla una ambulancia voladora que no requiere de un piloto.

Cuando las autoridades japonesas ubiquen a una persona de la tercera edad extraviada, solo deben escanear este código con un software especialmente diseñado para ello. Tras esto, obtendrán los datos mencionados anteriormente para contactar a los familiares.

Esta tecnología es totalmente gratuita ya que está financiada por el Gobierno, aunque la parte negativa es que cada etiqueta tiene una vida útil de dos semanas, un tiempo que nos parece algo breve pero esperamos sea ampliado con el paso del tiempo.

Por el momento desconocemos si la idea será llevada a otras ciudades de Japón o a algunas partes del mundo.

Más de INNOVADOR

To Top