Connect with us

La balada que fue prohibida en Europa luego de que quienes la escucharon se suicidaron

Cuchillo
Getty Images.

WOW

La balada que fue prohibida en Europa luego de que quienes la escucharon se suicidaron

No es inusual: una enorme cantidad de canciones que hemos escuchado por mucho tiempo tienen un interesante origen. Algunos más curiosos, otros más alegres, y varios resultan espeluznantes; ese es el caso de una balada que fue prohibida en toda Europa.

Se trata de un tema sombrío y que ha sido definido como el más triste de la historia. La razón de esto es que las personas comenzaron a suicidarse luego de escucharlo, aunque se desconoce si se trató de una coincidencia.

Te recomendamos leer: La figura de Lady Gaga que hicieron en Perú “parece una cucaracha alien vistiendo su piel”.

Una balada que trataba sobre un amante muerto

Era el año 1933 cuando el compositor húngaro, Rezső Seress, trabajaba como pianista en un restaurante de Budapest. El hombre de 34 años de edad quería ser un músico reconocido, aunque hasta ese entonces no había publicado tema alguno.

La que en ese momento era su novia decidió dejarlo; por ello, el artista se volvió una persona completamente depresiva. Decidió canalizar su tristeza en componer algunas obras, y para ello contó con la ayuda de un letriste llamado Laszlo.

‘Szomord Vasarnap’, o en inglés conocida como ‘Gloomy Sunday’, es la canción de culto que lanzó a Seress a la fama. Se trataba de la muerte de un amante, un tema que incluso llevó a Seress a tener pensamientos suicidas.

Los espectadores se emocionaban cada vez que escuchaban la pieza en el restaurante; ello llevó a Seress a intentar publicarla en alguna compañía, ya que pensaba que era la mejor canción que había escrito; el tema fue enviado a productores en varios países como Inglaterra, Hungría y Francia, pero todos lo rechazaron por la misma razón:

“Son terribles los sentimientos que arrojas, la desesperación que muestras. No creo que hagamos ningún bien a nadie si la publicamos para que escuchen una canción como esta”.

En 1935 un productor decidió lanzarla. Tal acción derivó en un considerable éxito para Seress y algunos ingresos modestos.

Te puede interesar: Científicos decodifican el mensaje de una carta escrita por una monja a Satanás.

El comienzo del fin

Balada

Rezső Seress. Imagen tomada de Twitter.

Algunos narran que los problemas iniciaron en 1936, cuando se generó un extraño fallecimiento en Budapest. El zapatero Joseph Keller fue hallado muerto con una nota de suicidio en las que se encontraron las palabras ‘Gloomy Sunday’; además, dejó en claro que quería que su tumba fuera decorada con 100 “pequeñas rosas blancas”, las cuales fueron mencionadas en el tema.

Los diarios húngaros empezaron a establecer conexiones entre la canción y la muerte. Al poco tiempo se generó una ola de suicidios que habrían estado vinculados con la pieza.

Dos personas fueron encontradas en el río Danubio de Budapest, ambas con la partitura ‘Gloomy Sunday’; un hombre pidió en un club que los músicos tocaran ‘Gloomy Sunday’, para luego suicidarse en la calle; una banda de músicos callejeros interpretaron la canción y dos espectadores se suicidaron con un arma de fuego frente a ellos.

Uno de los casos más aterradores fue en una mansión de una familia adinerada. Dos doncellas que allí vivían escucharon la canción en el cuarto de los sirvientes; luego de que finalizara, se cortaron mutuamente la garganta.

No obstante, la muerte que más miedo infundió a la comunidad fue la de una mujer que bebió un veneno. Al poco tiempo fue identificada como la ex novia de Seres, quien fue la musa para la pieza; en su nota de suicidio colocó ‘Gloomy Sunday’.

Un total de 18 suicidios fueron relacionados con la canción. Las autoridades pidieron a todos los músicos y emisoras de radio que no la tocarán más, y prohibieron la venta de las partituras y grabaciones. A pesar de la medida, esto no evitó que ‘Gloomy Sunday’ se convirtiera en un ‘bestseller’ en Europa.

La canción llegó a Estados Unidos, siendo incluso grabada por Billie Holiday. Se agregó una tercera estrofa con la que se buscaba aligerar un poco el dramatismo; sin embargo, ello no evitó más suicidios, incluso en Nueva York.

Recomendado: La insólita historia del ‘bebé de piedra’: una mujer mantuvo un feto dentro de su cuerpo por 60 años.

La respuesta de Seress

Balada

Rezső Seress. Imagen tomada de Twitter.

Cuando se encontró con que había más de 100 suicidios vinculados con su éxito, Seress decidió romper el silencio.

“Me encuentro en medio de este éxito mortal como acusado. Esta fama fatal me duele. Lloré todas las desilusiones de mi corazón en esta canción, y parece que otros con sentimientos como el mío han encontrado su propio dolor en ello”.

En 1968, Seress saltó a través de una ventana en Budapest, también matándose en el acto.

Nunca se pudo determinar si efectivamente había relación entre los suicidios y la canción; no obstante, historiadores recuerdan que en la década de 1930 Europa estaba en medio de la Segunda Guerra Mundial, y Hungría específicamente tuvo la tasa de suicidios más altas del mundo.

Ve también: El impresionante caso de una italiana que suda sangre por las manos y el rostro.

Seguir leyendo

Más de WOW

#TRENDING

Entradas recientes

To Top