Connect with us

La impactante historia de una mujer de copa K de sostén cuyos senos no paran de crecer

Facebook.com/sherridan.gibbon

WOW

La impactante historia de una mujer de copa K de sostén cuyos senos no paran de crecer

Sheridan Larkman, de 23 años y nativa de Trafalgar, en Victoria, Australia, tiene un grave problema. Sus senos comenzaron a desarrollarse cuando tenía tan solo ocho años y desde entonces no han parado de crecer; a los diez años ya tenía copa DD de sostén, mientras que en la actualidad la mujer ya tiene una copa K.

Larkman intenta desesperadamente hacerse una cirugía para poder reducir el tamaño de sus senos. Uno de sus objetivos es poder correr con sus hijas sin terminar con un insoportable dolor.

Te recomendamos leer: ‘Niñofobia’: la creciente tendencia que prohíbe el ingreso de niños a parques, hoteles, restaurantes y más.

La cirugía de reducción de sus senos cuesta USD$14.000 en su país

Senos

Sheridan Larkman. Imagen tomada de Facebook.

En declaraciones recogidas por DailyMail, Sheridan explica que su vida no ha sido fácil, especialmente su niñez. “Nadie tiene por qué vivir así”, señala. Asimismo, reveló que cuando estaba en la escuela las demás niñas utilizaban solo ‘tops’ en sus uniformes, mientras ella debía llevar sostenes de mujer adulta, lo que no pasó desapercibido por los hombres.

“Ellos se burlaban diciendo: ‘Danos una mirada’. Era mortificante”.

En la universidad sus senos alcanzaron la copa G, por lo que debía emplear una camiseta encima de su uniforme de nadadora. Además, tenía que presionar sus senos para poder bailar o jugar fútbol.

Cuando tenía 16, sus pechos alcanzaron una copa doble-H y cuando hacía calor, le aparecían erupciones rojas debajo de cada seno. Por este agrandamiento tan complicado, comprar ropa para Larkman era “una pesadilla”. Cuando alcanzó la copa J debió ordenar sostenes especiales desde el Reino Unido, los cuales costaban USD$120 cada uno más el envío.

A los 18 años quedó embarazada de su primera hija, lo que hizo que tanto su abdomen como sus pechos aumentaran aún más. Cuando nació Alaska ya llevaba un sujetador doble J, mientras que al dar a luz a su segunda hija, Kaliese, ya tenía una copa K.

Luego de casarse con su actual esposo, Beau, regresó al médico para saber cómo podía solucionar el problema de sus senos de forma gratuita, pero aún está en lista de espera y continúa experimentando fuertes dolores.

“Si me paro derecha, la presión en la parte baja de la espalda y el cuello es una agonía, por lo que constantemente me inclino hacia adelante. Me veo como un jorobado”.

Senos

Imagen tomada de GoFundMe.

Actualmente, busca reducir sus senos con un doctor privado, pero la operación puede costar hasta USD$14.000. Larkman se encuentra en una campaña de financiación masiva en la plataforma GoFundMe, donde espera recolectar al menos 10.000 dólares para la cirugía.

Ve también: En imágenes: doctores extraen 13 kilos de materia fecal de un colon que estaba estreñido.

Seguir leyendo

Más de WOW

#TRENDING

Entradas recientes

To Top