Connect with us

Hombre estuvo cerca de morir tras morderse las uñas y adquirir una peligrosa infección

Referencia. EFE

Noticias

Hombre estuvo cerca de morir tras morderse las uñas y adquirir una peligrosa infección

Luke Hanoman, un hombre británico de 28 años, jamás se imagino que su costumbre de morderse las uñas por poco acabaría con su vida.

Mira también: Indignante: bebé de 1 año en EE.UU. recibe brutal paliza en una guardería

Referencia. EFE

El hombre, padre de dos niños, mordió el costado de una de sus uñas y pese a la molestia que sintió en ese momento decidió ignorarla.

“Solía morderme las uñas todo el tiempo. Era algo nervioso. Y un día mordí la piel por el costado de mi uña. Me dolió un poco, pero no pensé nada. Estuve trabajando toda la semana y empecé a tener síntomas parecidos a los de la gripe que empeoraban gradualmente. Tenía sudores fríos, estaba temblando y luego estaba caliente”, dijo en una entrevista para dar a conocer su casa.

Aunque el hombre pensó que descansando el fin de semana se iba a sentir mejor, los síntomas empeoraron. “Mi madre me llevó corriendo al hospital. Lo siguiente que supe es que estaba en una camilla con un goteo en el brazo”, cuenta.

Te puede interesar → Mujer ‘poseída’ trepa las paredes y genera terror en Internet

Hanoman describe que al llegar a la unidad de urgencias tenía líneas rojas en su cuerpo y fiebre alta, síntomas de la propagación de una infección. En realidad el hombre estaba sufriendo una sepsis: una enfermedad que se registra cuando el cuerpo tiene una abrumadora respuesta inmunitaria a una infección.

Referencia. Getty Images

“Estaba en observación las 24 horas. Me dijeron que tuve suerte. Estaba cerca del shock séptico. Los doctores y las enfermeras fueron realmente buenos. No me dijeron lo malo que era porque creo que intentaban no preocuparme demasiado. Cuando me sentía mejor, me dijeron que tenía suerte de estar vivo”, contó el hombre, cuyo oportuno tratamiento con antibióticos evitó una tragedia.

Pero, ¿por qué morderse las uñas fue un riesgo? “Quitar la piel alrededor de las uñas puede dejar heridas abiertas que pueden infectarse rápidamente. Parece una historia de terror médica, pero es un hecho que la sepsis y otras infecciones pueden ser causadas por alguien que accidentalmente muerde la piel”, indicó la farmacéutica, Shamir Patel.

En otras noticias → El extraño caso del hombre que estuvo cerca de morir por lametazo de su perro

Jaco Nel tenía 50 años cuando sufrió un simple episodio que cambiaría su vida por completo.

Los hechos ocurrieron hace un año y medio. El hombre estaba jugando con su perro Harvey, un coker spaniel, cuando se dio cuenta de un pequeño arañazo en una de sus manos; el animal le lamió la herida.

Mira también: Hombre dejó de autoestimularse por 13 meses y estos fueron los resultados de su dura ‘prueba’ 

Creative Commons/Juan Pablo M

El británico no le dio importancia al arañazo, lo limpió y desinfectó y continuó su vida con normalidad.

Semanas después el estado de salud de Nel empezó a deteriorarse pero confundió los síntomas con una gripe. “Me sentía confuso, desorientado. No escuché el teléfono cuando me buscaban al faltar al trabajo”, dijo en diálogo con la BBC.

El hombre fue auxiliado por su pareja, quien tras visitarlo llamó a los servicios médicos, quienes de inmediato se percataron de cuál era su dolencia: estaba sufriendo una septicemia.

Te puede interesar → 25 años y sin antecedentes: lo que se sabe del responsable de atropello masivo en Toronto

Una bacteria presente en la salida de su coker spaniel le provocó una infección grave en todo el organismo que sobrecargó al sistema inmunológico (el encargado de responder a agentes infecciosos).

Los riñones de Jaco empezaron a fallar y su sangre empezó a presentar una soagulación anormal, por lo que su cuerpo empezó a lucir negro, mientras avanzaba la gangrena.

Nel, quien en la actualidad tiene 52 años, sufrió una desfiguración en los labios y la nariz producto del choque séptico. Estuvo cinco días en coma y varios meses en una clínica, tiempo en el que desafortunadamente perdió sus dos piernas bajo la rodilla y los dedos de una de sus manos.

Foto tomada de: Twitter/@Surliness

“Supe desde casi el principio que acabaría perdiendo las piernas y los dedos, pero no estaba seguro de lo que le pasaría a mi cara”, dijo a la BBC.

Además el británico tuvo que sacrificar a su perro debido a que tenía una infección imposible de curar y podría infectar a otra persona.

En la actualidad más de 20 millones de personas en el mundo sufren de septicemia, al año. Se estima que la infección mata anualmente a ocho de personas en el mundo.

Foto tomada de: Twitter/@Surliness

Foto tomada de: Twitter/@Surliness

Captura tomada de: Twitter/@Saintlukman

Seguir leyendo

Más de Noticias

#Astrología

#TRENDING

To Top