Connect with us

“La gente se para a mirarme como a un animal raro”: El caso de buzo peruano cuyo cuerpo se ‘infló’

Alejandro Ramos
Twitter.com/sanisidrodgital

PERSONAJE

“La gente se para a mirarme como a un animal raro”: El caso de buzo peruano cuyo cuerpo se ‘infló’

Alejandro Ramos es un buzo peruano de 56 años de edad, quien mide 1,60 metros. El hombre era fanático de esta actividad, hasta que en 2013 un accidente cambió por completo su vida. Ramos estaba sumergido a más de 30 metros de profundidad buscando mejillones en Perú, pero una lancha se acercó mucho a la embarcación en la que su hijo y otro compañero lo esperaban, rompiendo la manguera de oxígeno con una de las hélices.

Tal hecho obligó a Ramos a subir de forma apresurada 36 metros, pero decidió recurrir a una maniobra de emergencia empleada por los buzos artesanales. El hombre se volvió a sumergir a la misma profundidad y ascender una vez más, pero respetando las paradas de seguridad; para esta acción empleó además una compresora que, según cuentan a la BBC, le prestaron los pescadoras de una lancha cercana.

Pero dicho grupo de hombres se dirigía hacia el puerto a intentar vender una mercancía, por lo que llevaban prisa. Ramos debía estar dos horas en inmersión haciendo el proceso de ascenso, aunque logró completar solo 30 minutos ya que los pescadores se fueron y lo dejaron sin compresora. Cuando llegó al hospital de Pisco, Ramos afirma que estaba “hinchado como un camote”.

Te recomendamos leer: La aterradora historia de Hang Mioku, la modelo adicta a la cirugía plástica que se inyectó aceite de cocina.

Alejandro Ramos: un hombre con bíceps de hasta 62 y 73 metros

Tras el hecho, el cuerpo del hombre se hinchó considerablemente. Sus bíceps alcanzan un contorno de 62 y 72 centímetros, mientras que su espalda, caderas y muslos también han alcanzado un tamaño considerable. Todo esto le ha obligado a utilizar camisetas gigantes en las que apenas cabe, además de una única chaqueta de invierno, la cual se la regaló un amigo que le añadió retazos de tela.

Pero las complicaciones para vestir no son las que más preocupan a Ramos, sino el fuerte dolor de huesos que le impide caminar con normalidad. Además, su pecho emite un silbido cada vez que respira,

“Me he salvado de milagro. Agradezco a Dios que, bueno, me deformó pero estoy vivo (…) Aunque a veces me entra una depresión que quisiera no estar aquí porque sé que me estoy convirtiendo en una carga”.

Según reseñan desde El Comercio, el hombre intentó buscar una cura a su hinchazón durante los primeros meses tras el accidente, pero no tuvo los fondos suficientes para costearla por mucho tiempo.

Los doctores le pedían una resonancia magnética a fin de ver lo que había debajo de la masa de carne, que suponía hasta 30 kilos de más; sin embargo, era necesario hacer este proceso en una parte del cuerpo a la vez y solo en el hombro le costaba hasta USD$150, lo que supone una gran cantidad de dinero para alguien sin ingreso fijo.

Comenzaron a trabajar a ciegas con el hombre, atribuyendo la inflamación a una enfermedad descomprensiva, pero sin profundizar mucho en los estudios. Su cuerpo no regresó a la normalidad después del accidente y las personas que lo conocían se percataron rápidamente de ello.

Te puede interesar: Conoce el caso de Jyoti Amge, la mujer más pequeña del mundo.

Su proceso de depresión y posterior esperanza

Alejandro Ramos

Alejandro Ramos. Imagen tomada de Twitter.

Una antigua novia lo calificó de “horroroso” a través de una llamada telefónica, mientras que, según cuenta, otros lo han calificado de “monstruo” y que se ha “deformado”.

“Me entró una depresión que la gente te ponga calificativos y te vea con lástima… Pasaron ideas por mi cabeza”.

El hombre casi no salió de su casa por cuatro años, dejándose ver solo cuando recibía visitas de sus hermanos, o cuando iba a la playa en horas poco concurridas.

“Casi no salgo a la calle porque me da vergüenza que la gente se pare a mirarme como a un animal raro”.

Afortunadamente, su caso fue mostrado en un programa de televisión peruana y llamó la atención del Centro Médico Naval. Por ello, se le están haciendo todas las pruebas correspondientes para estudiar su condición, como resonancias magnéticas, ecografías y estudios de medicina nuclear.

En la actualidad, el hombre debe someterse a un trasplante de cadera ya que tiene una osteonecrosis muy avanzada; no obstante, la prótesis debe conseguirla por sus propios medios. Espera que alguna entidad privada u organización no gubernamental se la pueda donar.

Mira también: La historia de Anita Moorjani, la mujer que eligió ‘regresar’ de la muerte.

Seguir leyendo

Más de PERSONAJE

#Astrología

#TRENDING

To Top