Connect with us

#EsTrending

La aterradora historia de Hang Mioku, la modelo adicta a la cirugía plástica que se inyectó aceite de cocina

Hang Mioku
Twitter.com/DiarioLaPrensa

PERSONAJE

La aterradora historia de Hang Mioku, la modelo adicta a la cirugía plástica que se inyectó aceite de cocina

La adicción a las cirugías plásticas es un mal del que pocas personas hablan, pero existe. La belleza que un sector de la sociedad pretende imponer hace que muchas personas se sientan inseguras; por ello, comienzan a someterse a algunas cirugías estéticas a fin de alcanzar la ‘perfección’ que desean. Ese fue el caso de Hang Mioku.

Mioku sufría de una imperante necesidad de inyectarse silicona y hacerse ciertos procedimientos para realzar su belleza; sin embargo, en un punto sus facciones cambiaron mucho y su rostro se comenzó a ensanchar a un nivel alarmante. Los doctores se negaron a hacerle otra operación de este tipo, y ella tomó una decisión que le cambiaría la vida.

Te recomendamos leer: ¿Se repetirá su peor pesadilla? Las verrugas del ‘hombre árbol’ vuelven a crecer.

Hang Mioku: de ser modelo a tener un rostro deforme

Hang Mioku

Así lucía Hang Mioku antes de las cirugías, cuando tenía 28 años de edad. Imagen tomada de Twitter.

Al saber de la negativa de los profesionales, Mioku decidió recurrir a otra forma para satisfacer su adicción. Primero adquirió una botella entera de silicona, la cual compró en el mercado negro, para posteriormente inyectársela completa. Tiempo después y como medida desesperada, se inyectó aceite de cocina.

Ambas sustancias se juntaron en el interior de su cara causando un efecto devastador. Su rostro se desfiguró por completo y sus padres ni siquiera la reconocían; además, sufrió las burlas de los niños de la ciudad en la que vivía, ya que su enorme rostro era desproporcional con respecto al resto de su cuerpo.

Hang Mioku

Hang Mioku luego de inyectarse ambas sustancias. Imagen tomada de Twitter.

El rostro y cuello de la mujer lucían considerablemente grandes, mientras que sus ojos, nariz y boca se veían prácticamente absorbidas por la masa que tenía el resto de su cara. Su caso llamó la atención de una cadena de televisión de Corea del Sur; fue entonces cuando se organizó una campaña de financiación masiva, a fin de que miles de televidentes aportaran económicamente para ayudar a que Mioku tuviera varios procesos correctivos.

Mira también: Conoce el caso de Jyoti Amge, la mujer más pequeña del mundo.

Los médicos le realizaron un total de diez operaciones, en las que retiraron 60 gramos de silicón, aceite y otras extrañas sustancias de su rostro. En cuanto a su cuello, los expertos obtuvieron hasta 200 gramos de las mismas sustancias.

Su rostro se redujo considerablemente, pero no logró recuperar parte de sus facciones originales. La mujer actualmente tiene 52 años de edad y aún tiene la cara desfigurada, afirmando que el gustaría tener su “antiguo rostro” de nuevo.

Desde hace años trabaja en una tienda de ropa reciclada, la cual se llama ‘The Beautiful Shop’. Además, recibe asistencia gubernamental para poder subsistir.

 

Seguir leyendo

Más de PERSONAJE

#ESTRENDING

To Top