Connect with us

¿Es divertido ser actor de entretenimiento para adultos? Un profesional en la industria responde

Getty Images.

TABÚ

¿Es divertido ser actor de entretenimiento para adultos? Un profesional en la industria responde

¿Sería maravilloso ser un actor de cine para adultos? Muchas personas piensan que sí ya que combina dos cosas que aman: el sexo y el dinero. Pero ¿realmente es algo divertido pasar los días acostándose con cierta cantidad de personas que pueden cumplir nuestras fantasías?

A pesar de lo que se pueda pensar en un principio, no todo es sonrisas, felicidad, dinero y por supuesto, sexo. Si bien muchos se mantienen alejados de adicciones y enfermedades de transmisión sexual, ser una estrella de este tipo de contenido puede resultar complicado, y el actor y director de cine porno, Lance Hart, lo confirmó recientemente.

Te recomendamos leer: ‘Brojob’: así es la práctica de hombres heterosexuales que se complacen entre ellos.

¿Qué hay detrás de las cámaras del cine para adultos?

Adultos

Lance Hart. Getty Images.

Lance Hart explicó al portal Cracked una serie de razones por las cuales, para él, dedicarse a la pornografía no es algo divertido.

1. Posiciones que nadie haría

Según detalló, la primera razón es que el objetivo no es el placer de la pareja que hace la escena sino del espectador.

Dicho esto, los directores obligan a los actores a realizar posiciones que usualmente nadie haría. Muchas resultan poco naturales y dolorosas, pero esto no se debe reflejar en la toma, ya que ambos deben fingir que disfrutan del mejor sexo.

Otro punto complicado es el sexo oral, especialmente el que se les da a los hombres. Las mujeres pueden lastimarse por introducir una buena parte del pene en su cavidad bucal; asimismo, los hombres pueden ser lastimados por los dientes de la pareja.

“Ser pagado por recibir sexo oral es básicamente como dejar que te muerdan el pene por una hora”.

2. O haces porno heterosexual, o haces porno gay

Hart comentó que hace porno para dos públicos distintos: el heterosexual y el homosexual. Eso significa que muchas modelos femeninas del porno prefieren no trabajar con él bajo ningún concepto, ya que ambos lados de dicho entretenimiento tienen distintos estándares.

Según explica, los modelos en el contenido heterosexual usualmente no utilizan condones ya que los exámenes de VIH son rigurosos a fin de mantener sus órganos genitales a salvo. “En el porno gay siempre utilizamos condones para las escenas anales”, explica.

“Por ello, el lado heterosexual piensa que el lado gay es extraño, y el lado gay piensa que el lado heterosexual es extraño, y todos piensan que todos son extraños”.

Te puede interesar: Las posiciones sexuales que pueden volver ‘completamente loca’ a tu pareja.

3. Las escenas de sexo anal serían muy complicadas

El actor ilustra detalles sobre algo que pocos analizan en el mundo de la pornografía: el sexo anal. Según comenta, hay dos problemas con este tipo de situaciones: las personas no saben cómo se sentirá lo que se les procederá a introducir en el ano hasta que lo hagan; segundo, debido a que es precisamente por la cavidad anal, esta debe ser limpiada constantemente.

Develó que luego de una hora de filmación, la persona ya digirió su desayuno y por ello debe limpiar nuevamente el ano, así lo haya hecho antes de iniciar con la escena.

Varios actores pornográficos han recomendado no ingerir comida sumamente pesada antes de hacer las tomas.

4. Mantener una erección por tanto tiempo es difícil

Algunas escenas pueden durar horas, y por todo ese período de tiempo los hombres deben mantener la erección. 

“Las erecciones son 90 por ciento mental, así que usualmente tienes que relajarte. Y la primera parte para relajarse es aceptando la situación. No te puedes estresar como ‘maldición, ¿por qué no estoy erecto? ¡No me miren!’ (…) Solo puedes decir ‘bueno, esta bandera no está volando’ y luego se lo haces saber a todos en el set”.

Explica además que suavizar la presión puede ayudar a mantener la erección. No obstante, algunas veces puede ser un problema de circulación de sangre.

5. Pornografía de fetiche

Finalmente, reveló que la pornografía que aborda los temas fetichistas pueden proveer dinero de una manera muy sencilla.

“La primera chica que filmé tenía 22 años y quería ser una enfermera. Ella tenía una hija y justo habían abandonado a su esposo abusivo. Yo hago pornografía fetichista, y ella encontró mi anuncio en línea y me llamó a las 03:00 de la mañana. Le pagué $2.000 para hacer una serie de películas conmigo, ninguna de ellas requería tener sexo o estar completamente desnuda. Muchas eran solo ella hablando sobre su pie, su trasero, o mirando a la cámara y diciendo “te patearé en los genitales”.

Sin embargo, también reveló que esas escenas de esclavitud pueden ser realmente difíciles.

“Si estás atado boca arriba, estás perdiendo el flujo de sangre. En el instante que alguien te ata con las correas, naturalmente tendrás una picazón, así que ahora estás tratando de luchar contra eso y permanecer erecto todo el tiempo”.

Ve también: ‘Big Sister’: así era el prostíbulo en el que te ofrecían sexo gratis pero bajo una particular condición.

¿Aún crees que ser actor porno puede ser algo divertido?

Seguir leyendo

Más de TABÚ

#Astrología

#TRENDING

To Top