Connect with us

Extraños mitos de Semana Santa que probablemente aún conservas

semana

artículo

Extraños mitos de Semana Santa que probablemente aún conservas

Semana Santa es una de las temporadas del año más plagadas de mitos. ¿Sabías que nuestros abuelos evitaban bañarse, tener relaciones sexuales y hasta hacer oficio en casa durante esas fechas?

La Semana Santa de las décadas y siglos anteriores era muy diferente. Nada de playa, nada de bebida y nada de música. Todo era devoción, asistir a misas y cumplir con varios requerimientos para evitar sufrir los castigos de Dios.

Uno de los más generalizados era que las parejas no tenían sexo porque temían quedarse pegados por sus genitales, como les pasa a los perros, como castigo por fornicar en el tiempo en el que se recuerda la muerte de Cristo.

Bañarse en una playa estaba prohibido, pues se creía que podías convertirte en sirena, y si te bañabas en un río, podías salir convertido en pez.

Los niños desobedientes se llevaban la peor parte, si le sacabas la lengua a tu mamá se te pondría bífida, como la de las serpientes, y si le levantabas la mano, esta se te quedaría tiesa, se te caería o te convertirías en mula.

Una tradición muy arraigada que aún se conserva, es la de no comer carnes rojas, puesto que sería  como comer la propia carne de Jesús. Por eso se generalizó el consumo de pescados y mariscos en deliciosos platos. Tampoco podías clavar cosas, porque era como volver a crucificar a Jesús.

Las embarazadas rogaban no dar a luz durante Semana Santa, ya que los niños que nacían el viernes podrían traer la reencarnación del anticristo.

Y por supuesto, en estas fechas no debías vestirte de rojo, pues debías estar en duelo y reflexión por la muerte de Cristo y llevar este color significaba aceptar el demonio en ti.

Lo único que podías hacer era rezar, ir a misa, participar en procesiones o quedarte en casa, todo lo demás estaba mal visto y debía ser castigado, tanto por el hombre, como por la ‘divinidad’.

Aún hoy, muchas personas supersticiosas creen en estos mitos y una de las tradiciones orales más arraigadas es que cosas terribles les pasan a quienes salen de cacería en Semana Santa, por lo que los cazadores prefieren no arriesgarse.

¿Qué mito de Semana Santa aún conservas tú?

Seguir leyendo
Te puede interesar...
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de artículo

#TRENDING

To Top