Connect with us

En imágenes: así es el excremento humano más grande encontrado jamás

Excremento
Creative Commons.

WOW

En imágenes: así es el excremento humano más grande encontrado jamás

En 1976 se halló un importante asentamiento vikingo en la ciudad de York, al noreste de Reino Unido. Las estructuras estaban bajo una antigua fábrica de dulces, ya que en dicha región hubo numerosos poblados vikingos que permanecieron allí durante largas temporadas. Muchos de los objetos que manejaban los nórdicos se han conservado con el paso del tiempo, al igual que sus edificaciones.

Los excavadores hallaron fosos de desechos, establos de animales, pozos, antiguas letrinas, monedas, cuchillos, joyas, zapatos y más. Todo esto derivó en la inauguración de un museo vikingo; sin embargo, hubo un artículo en especial que llamó la atención de más de uno: una enorme monstruosidad que no ha podido ser superada: el trozo de excremento humano fosilizado más antiguo, grande e intacto jamás encontrado.

Te recomendamos leer: Un pene de un metro y testículos de cinco kilos: la impactante historia de un hombre en Kenia.

Un excremento de 20 centímetros expulsado por una sola persona

Excremento

‘Lloyds Bank Coprolite’, como se conoce al trozo de excremento. Creative Commons.

Esta ‘criatura’ tiene 1.200 años de antigüedad y es conocida como ‘Lloyds Bank Coprolite’. Ha llamado fuertemente la atención de los especialistas ya que, según explican, resulta poco probable que un desecho humano de tal magnitud se conserve desde hace más de 1.000 años.

Detallan que si bien es usual encontrar enormes depósitos de excrementos, estos normalmente están en grandes masas y no por separado. Por ello, solo es posible estudiar a las personas que los expulsaron a grandes rasgos, no de forma individual.

En su lugar, la ‘Lloyds Bank Coprolite’, de una increíble longitud de 20 centímetros, ofrece una importante información de una sola persona. El hombre tenía mayormente una dieta de carne y granos, mientras que no consumía muchas frutas o verduras.

Algunos estudios realizados al excremento detallan que, al igual que muchos vikingos, el sujeto tenía al menos dos parásitos intestinales. En las heces había restos de cientos de huevos de gusanos y tricocéfalos. Recordemos que la presencia de gusanos en las heces indica que la persona tenía una considerable falta de higiene.

En el caso de los vikingos, los pozos de agua que cavaron estaban muy cerca a las letrinas, por lo que la disponibilidad de agua limpia resultaba improbable.

Como dato curioso, te contamos la ‘desgracia’ que le sucedió a esta monstruosidad. En 2003 se rompió en tres pedazos luego de caerse durante una exhibición; no obstante, los responsables trabajaron fuertemente para reconstruirlo y desde el 2008 está disponible para verlo.

Ve también: ¿Muy atrevido? Bar ofrece 25 por ciento de descuento a mujeres que tengan la menstruación.

Seguir leyendo

Más de WOW

#TRENDING

Entradas recientes

To Top